Mujeres transportistas advierten al Conep no cederán sus trabajos

Mujeres transportistas advierten al Conep no cederán sus trabajos

"Nos resistimos a ser empleadas de un grupo de empresarios que pagan salarios de miseria, mientras han recibido el beneficio de hacerse aprobar 32 leyes especiales para subsidios y exenciones de toda naturaleza, además de los 69 mil millones de pesos anuales que les otorga el Estado.

 

 

La Coordinadora de Mujeres Transportistas, anunciaron este lunes la decisión de enfrenar las intenciones del Consejo Nacional de Empresa Privada (CONEP), de desplazarlas del servicio de transporte de pasajeros, “al que estamos integradas desde hace décadas, en perjuicio de sus inversiones y nuestros lugares de trabajos”.

Eridania de los Santos, quien fungió de vocera, dijo que esa organización agrupa a cientos de miles de mujeres que tienen inversiones y sacrificios en el sector transporte de pasajeros, en su condición de propietarias, así como a conductoras de carros y guaguas, cajeras, cobradoras, secretarias, conserjes, esposas, hijas, madres y otras parientes de los choferes, y otras que han encontrado en este sector una fórmula para ganarse el sustento de su familia.

"Es por ello que hemos decidido salirle al frente a las intenciones del CONEP de incoar un recurso de amparo en el Tribunal Superior Administrativo con el propósito de que todas nuestras unidades sean retiradas de las rutas que con tanto sacrificio hemos construido, junto a cientos de miles de hombres que se dedican a igual labor, sin importar las pérdidas materiales y emocionales que esto provocaría", aseveró.

De los Santos precisó que: "miles de niños, adolescentes y jóvenes tendrían que dejar de asistir a las escuelas, a las universidades, a centros de formación de diversas categorías, porque nosotras y los hombres que también se dedican al transporte de pasajeros, dejaríamos de recibir los recursos que nos permiten costear los estudios de nuestros hijos y poner en juego así el futuro de ellos".

La dirigente transportista acotó que de producirse el desplazamiento, igual que aconteció con los obreros del sector cañero, nosotras y los demás transportistas, dejaríamos a nuestros hijos desamparados a merced del hambre y la miseria y sin posibilidad de asistencia de salud y medicina, ya que ese sistema público colapsó en perjuicio de las grandes mayorías.

Manifestó que tampoco quieren ser empleadas de un grupo de "chupa sangres" que a pesar del sueldo de miseria que pagan, no pagan el dinero del seguro social que descuentan a sus empleados, porque lo utilizan para aumentar su capital de trabajo, y luego les aprueban en el Congreso Nacional una ley de amnistía para que sólo paguen una parte de los fondos retenidos.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos