Disertan sobre promoción turística en Feria Discover MarketPlace Destacado

Milka Hernández. Milka Hernández.

Hernández, insistió en las aplicaciones para redes sociales considerándolas vitales para la complementación turística por la variedad de servicios y la inmediatez al momento del turista desplazarse a grandes ciudades sin la necesidad invertir mucho ni perder tiempo ni interés.

A propósito del feriado turístico Discover MarketPlace 2018, en Puerto Plata, la directora de promoción nacional del Ministerio de Turismo, Milka Hernández, disertó sobre Destinos Inteligentes: elementos, rasgos y novedades desde la Promoción Turística Nacional, realizada en el Centro de Convenciones en Blue JackTar en Puerto Plata.

Hernández con un consagrado expertis en materia de Turismo y de capacitación informó que entre los objetivos principales de promover a República Dominicana como destino resaltan la calidad y eficiencia en los servicios intangibles como el transporte un puntal indisociable, “debemos promocionar al país a partir de estrategias y acciones que permitan captar turistas y fidelizarlos”.

Y fue así, como la funcionaria turística advirtió que lo primero es saber en qué consiste la promoción de la actividad turística, sabiendo que son un conjunto de técnicas, estrategias y acciones, “con la intención de captar turistas y fidelizarlos teniendo como soporte a la información, aun sin disponer de un superpresupuesto como el mercado internacional para el turismo interno”.

A seguidas admitió que los medios de comunicación han sido la piedra angular del trabajo de promoción del sistema turístico dominicano conformado por los principales sectores socioeconómicos y actores que juntos a la población fomentan la sostenibilidad y competitividad del turismo comunitario o esencia del pueblo, que es tan llamativo al explorador o viajero que se fascina con las riquezas humanas, sociales y culturales dominicanas.

Características de los servicios y productos

De los servicios y productos dijo poseer tres características como son la tangibilidad, desde abordar el avión que el turista puede tocar, a diferencia del boleto aéreo, aunque ambos son indisociables como bases del transporte hacia el destino.

El segundo rasgo es la variabilidad y explicó que precisa sobre el servicio de quién lo ofrece cómo, cuándo y en dónde; comparando la cotidianidad que afecta las emociones o estados de ánimos de los servidores.

“Es tan sencillo como la deficiencia en un servicio turístico cuando no atenderán igual a un cliente, porque atraviesa una situación personal, llevándola dentro de sí y transmitiéndola en la actividad de promover un lugar o destino confortable, especial y único”, sostuvo. Y de paso, confesó que particularmente, olvida todo su ámbito familiar y social, al cruzar la puerta de su oficina o dirigirse hacia espacios de trabajo.

De la caducidad indicó que la cesación se expone desde la reserva de una habitación que no se ocupe en una noche, es decir que daña o se pierde en la productividad, asegurando que cada día ofrece la oportunidad para adquirir y vivir experiencias, “si es en el avión, todos los asientos que no se vendieron, se perdieron; es muy alta y marcada en el turismo”.

Reflexionó sobre la importancia y dinamismo del mercado, la preservación de las tradiciones y los productos locales, cómo ofertar los destinos inteligentes que son paradisiacos porque lo abarcan novedad. También llamó a desarrollar la capacidad auditiva reconociendo los gustos y necesidades del turista y del uso de la tecnología avanzada.

“Hay que digitalizar todo. Las redes sociales son importantes, realizar buenas imágenes con cámaras profesionales y complementar con la sensibilidad hacia el turista disponiendo de las rampas de acceso y suministrando todas las informaciones”, ponderando lo vital de no discriminar a quien arriba a un destino y hacer de las experiencias y satisfacción del visitante la carta de recomendación.

La promotora turística precisó que el turista del siglo XXI no adquiere o compra paquetes o servicios; se involucra y quiere sentir emociones, costumbres y estilos de vidas de diversas culturas, “no es necesario ir al hotel más lujoso, sino vivir los momentos yendo a lugares y guardar esos recuerdos y postearlos en sus redes”.

Animó a identificar el turista o los públicos, desde sus preferencias como parte del conocimiento turístico para crear los servicios siendo accesibles y comunicar a través de los medios digitales modernos sin olvidar a los influenciadores, “se necesita de la veracidad de los productos turísticos y orientar a las personas”.

Los cuatros ejes fundamentales de la promoción turística

Detalló que son la promoción, el precio, la plaza y la publicidad convencional desde la radio, televisión e impresos, “sin embargo, ahora todo cambió y gira en torno al cliente y la demanda de internet y redes sociales donde el turista no se conformará con un tours recomendado por el agente de viajes, “buscará informaciones de otras vivencias ajenas y decidirán a partir de lo que logren de estas”.

Respecto a la personalización, aconsejó a los 45 touroperadores del país que presenciaban su conferencia, no ser agentes de viajes, sino consultores y estar preparados al instante de vender un ticket aéreo o una excursión para transmitir al turista que posee conocimientos y control del destino a conocer. Aprovechó el encuentro para sugerir nutrirse de la cultura general, vernácula y el dominio de la gastronomía, historia y todos los elementos que hacen atractiva a la comunidad a visitar.

“Es promocionar el contacto natural, hablarles de la agricultura del café, del cacao, de animales exóticos y sus hermosuras, del criollismo. Es transformar la experiencia y asesorar al cliente que posee gran influencia y compara desde el trato de la recepcionista del hotel hasta los desplazamientos”, dijo, quien advirtió podrían postear sus disgustos en las Instagram o Facebook, al igual que sus placeres, “incide en la futura compra de otro turista”.

Con 21 años de currículo en el turismo nacional e internacional confesó que su mercado más difícil ha sido el local, por esperarse más del consultor quien no debe conformarse con saber sino ser quien más sea competente y actualizado sobre destinos inteligentes y nuevas tecnologías disponibles al disfrute del cliente o turista. “Siempre estar conectado o conexión abierta porque el turista constantemente publica sus vivencias. Es un valor agregado y referente”.

Alentó a los promotores o consultores de turismo ha crear un plan o una rueda de contenido, equivalente a un cronograma mensual, determinando postear cada dos días sobre ofertas de hoteles, excursiones y fines de semanas, “hay que calendarizar la constancia de la información. El turista pregunta y a la brevedad espera respuesta e interacción constante sea por la Web, el Blog, a fines de que pueda retroalimentar su estadía o experiencia.

Recomendó la capacitación permanente por medio de los Clústeres, el uso de las aplicaciones inteligentes para adquirir alimentos o transportes rápidos como UBER, que garanticen la satisfacción del turista quien inicia sus experiencias desde su ordenador, empacando la maleta hasta llegar al aeropuerto y subir al avión. Además de constantemente promover y vender la identidad nacional, los patrimonios, el ecoturismo, la gastronomía, el folclore y la vistosidad de la vida de los dominicanos.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos