Un corredor turístico en playa Gringo; base para el desarrollo de la ciudadanía

Un corredor turístico en playa Gringo; base para el desarrollo de la ciudadanía

Es innegable que a Playa Gringo le hace falta ahora, ante la vorágine que padece, un plan de rescate y de gestión en función del deterioro que presenta. Produzcamos un dialogo ciudadano que aporte soluciones. Es tiempo de que playa Gringo el su malecón reciban una real atención.

El malecón de Haina es un activo de vital importancia del territorio, es base para el desarrollo de la ciudadanía, industrial, portuario y empresarial. A pesar de su significado estratégico, presenta un estado crítico en todo su entorno ambiental que limita su naturaleza de uso ciudadano para el esparcimiento. Ante el deterioro y la inseguridad ciudadana se demanda de una intervención para devolverle su esplendor que alguna vez tuvo, ahora con nuevos elementos que le hagan más atractivos, a través del diseño de la arquitectura moderna que vaya en armonía con el entorno marítimo y ambiental. Una recuperación y revitalización que permita producir otra imagen de este espacio hoy convertido en un desorden mayúsculo, matizado por la contaminación sónica y ambiental.

 

Recuperar la playa Gringo y su malecón a través de un corredor turístico, es la propuesta, sería una política municipal de real trascendencia. Daria a entender que contamos con una estrategia de desarrollo municipal, cuyas políticas de planificación territorial aportan a la cohesión social y ambiental.  Se trata, en este caso, de una acción urgente donde se podría articular una alianza estratégica entre el sector público y empresarial en todo el proceso de diseño y ejecución de un plan de rescate que transcurra en el horizonte de la puesta en uso y valor de este patrimonio municipal que puede promover una opción turística en el territorio.

La falta de una normativa municipal de planificación territorial es lo que ha permitido que en Haina se hayan perdido gran cantidad de espacios públicos. Un ejemplo de eso ha sido la gestión del malecón playa Gringo, que siendo un lugar de esparcimiento ha ido perdiendo su identidad por el desarrollo industrial mal concebido y, por la visión de recreación sesgada que toma como única apuesta el expendio de bebidas alcohólicas y música con volúmenes a altos niveles de decibeles que pones en peligro la salud y el ambiento urbano.

Estamos perdiendo poco a poco la riqueza del frente al mar Caribe. Los ciudadanos de Haina debemos solicitar que se proteja y se repare nuestro malecón de la embestida que hoy es víctima uno de los espacios paradigmáticos de esta ciudad. Implica, desarrollar un plan de manejo de estos recursos de la biodiversidad y cultural que contemple el rescate de sus múltiples espacios, la reglamentación de usos, tanto de la actividad comercial de recreación, así como las empresas que ya están instaladas y que creo que no cabe una más. Se trata de crear un entorno favorable de convivencia dentro del marco de esa diversidad de negocios que hoy están presentes y que puede con una nueva visión de convivencia.

En el 2009, ante el proceso de recuperación que se llevó a cabo en esa gestión municipal,   escribí lo siguiente;¨El Malecón de Haina, es una novedad, como hecho urbano y de construcción social que responde a un proyecto de ciudad, muy poco pensado e incluso planificado, el cual poco importa que lo haya hecho Luís Alberto Concepción, síndico que no se le puede negar que demuestra, que en cierto aspecto de la vida municipal, tiene visión estratégica para la recuperación y la puesta en valor de los espacios públicos. ¨

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos