Baja participación en las primeras municipales desde la revolución de 2011 en Túnez

Baja participación en las primeras municipales desde la revolución de 2011 en Túnez

Esto se debe, entre otras cosas, a la ausencia flagrante, y muy difícil de soportar, de reformas económicas y sociales, que siempre son suspendidas, aplazadas o relegadas”, estimó el diario. Pero una parte de la población si alberga expectativas de que su vida cotidiana mejore y que el país sea más limpio, con mejores transportes y con más desarrollo.

 Los tunecinos se abstuvieron ampliamente este domingo en las primeras elecciones municipales libres en Túnez, en unos comicios muy esperados desde la revolución de 2011 en el único país donde perduran las conquistas de la Primavera Árabe.

Los colegios electorales abrieron a las 08H00 locales (07H00 GMT) y cerraron a las 18H00 (17H00 GMT).

La tasa de participación solo alcanzó el 33,7%, indicó la Instancia encargada de las elecciones (Isie), un revés para la clase política.

El Isie indicó que 1.797.154 tunecinos votaron, de un total de 5,3 millones de electores inscritos en un país de 11,4 millones de habitantes.

“Lo más importante para nosotros es que se celebraron las elecciones municipales, es un momento histórico para Túnez”, declaró a la AFP Mohamed Tlili Mansri, presidente de Isie.

Con respecto a la abstención, el funcionario dijo “lo haremos mejor la próxima”.

El Primer ministro Youssef Chahed tomó nota de la alta abstención y dijo que era “un signo negativo, un mensaje fuerte (...) para los responsables políticos”.

Una encuestadora da al partido islamista Ennahdha ligeramente adelante (25%) frente al partido presidencial Nidaa Tounès (22%), ambos lejos de las otras formaciones menores.

Se trataba de unos comicios cruciales para consolidar el proceso democrático en el epicentro de la Primavera Árabe.

En un recinto electoral del centro de Túnez, donde una quincena de electores se presentó a primera hora para votar, había menos entusiasmo y menos afluencia que en las elecciones legislativas y presidenciales.

“Es un derecho pero también un deber”, dijo a la AFP Ridha Kouki, 58 años, antes de votar.

“Aunque no hay mucha esperanza y los proyectos no valen nada, voy a cumplir con mi deber”, agregó, poco optimista.

Pese a que el país es elogiado recurrentemente por su transición ejemplar después de décadas de dictadura, el interés de la población en estas elecciones se ha visto lastrado por la persistente corrupción y la pobreza que no remite.

“Esta alta tasa de abstención implica que los partidos son débiles”, explicó el analista Youssef Cherif. “Estos últimos años, se abandonaron en artimañas entre políticos sin un programa de envergadura, y esto no le interesa a los ciudadanos”.

Los tunecinos ya habían votado en comicios parlamentarios y presidenciales desde la caída del dictador Zine El Abidine Ben Alí, pero las elecciones municipales habían sido aplazadas cuatro veces por problemas logísticos, administrativos y políticos.

“Por primera vez el pueblo tunecino está llamado a participar en las elecciones municipales, esto parece algo simple pero es muy, muy importante”, dijo el sábado el presidente tunecino, Caid Essebsi.

El presidente había llamado a una “participación masiva”.

Siete años después de que Ben Ali fuera derrocado en una revuelta que generó enormes esperanzas en todo el país y gran expectación mundial, muchos tunecinos se declaran desilusionados con la creciente inflación, el persistente desempleo y la tenaz corrupción.

A principios de año, el país fue agitado por una ola de protestas por un nuevo presupuesto muy austero impuesto por el gobierno.

“Agotados, amargados y decepcionados”

El diario francófono La Presse dijo que los ciudadanos están “agotados, amargados y decepcionados”.

Las elecciones municipales marcan el primer paso tangible hacia una descentralización, que está inscrita en la constitución y era una de las reivindicaciones de la revolución.

Bajo el mando de Ben Ali, las municipalidades sólo gestionaban una parte del territorio y tenían poco poder de decisión, ya que estaban sometidas a la buena voluntad de un poder central que muchas veces actuaba de forma clientelista.

Había más de 57.000 candidatos en competencia, la mitad de ellos mujeres y jóvenes. De las 2.074 listas presentadas, 1055 fueron de partidos, 860 independientes y 159 coaliciones. En el país hay 350 municipalidades.

Para las elecciones se movilizaron unos 60.000 policías y agentes militares, en un momento en que el país sigue en estado de emergencia después de una serie de ataques yihadistas en 2015.

Después de estos comicios, la próxima cita electoral son las elecciones legislativas y presidenciales en 2019.

por Kaouther LARBI y Caroline Nelly PERROT

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos