El santuario de la libertad

Cada Noviembre, sobre todo, cuando se acerca el aniversario de su asesinato, las escuelas de diferentes puntos del país copan las instalaciones del museo que actualmente también incluye una biblioteca, una cafetería y un área administrativa, recibiendo hasta cuatro mil visitantes en un día.

En el pequeño poblado de Ojo de Agua en el municipio de Salcedo se encuentra el Museo de las Hermanas Mirabal. La vivienda donde Patria, María Teresa y Minerva pasaron sus diez últimos meses de vida, antes de ser asesinadas por Trujillo, se ha convertido en estandarte y buque insignia de la libertad del pueblo dominicano.

Cada 25 de noviembre, se recuerda allí el vil asesinato de las hermanas Mirabal, a manos de militares de la dictadura. Una fecha que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se instituyó como el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

La casa se convirtió en una especie de santuario al que la ciudadanía comenzó a acudir después de la muerte del tirano y adquirió oficialmente la figura de museo en el año 1994, bajo la responsabilidad de Noris,  hija de Patria y presidenta de la Fundación Hermanas Mirabal, quien ha asumido el resto con orgullo y el deseo de conservarlo como un legado para las futuras generaciones.

El tiempo no pasa

La casa materna data de 1954 y recibió a las Mirabal luego de las persecuciones a las que fueron víctimas. Al recorrerla, el visitante se encuentra con el quehacer y la cotidianidad de las tres hermanas, que parecen haberse congelado en el tiempo.

La colección de libros y las pinturas en óleo de Minerva, los dibujos en carboncillo de Patria y la colección de zapatos en porcelana de María Teresa permanecen intactos como si la desaparición física de las tres hermanas hace ya 55 años no hubiera ocurrido.

Mamá Chea, la matriarca de esta familia de heroínas y su hermana Dedé, se ocuparon de conservar todas las pertenencias; desde sus aretes y enseres personales hasta la trenza que le fue cortada a María Teresa antes de ser enterrada o el paño de Patria ensangrentado luego de su asesinato.

La casa original

La casa, que sólo ha sido modificada en los pisos. El techo y la cocina permanecen en esencia con el mismo diseño desde su construcción, al igual que el jardín donde únicamente se sustituyen las plantas que mueren.

La vivienda es la típica casa de las familias acomodadas del siglo pasado. Cuenta con una sala, un comedor, tres habitaciones, un baño, una cocina y un cuarto de servicio. La distribución de los objetos fue realizada por su tía Dedé y Violeta Martínez, amiga y compañera de colegio de las mismas.

En el jardín se encuentra el panteón donde están las exequias de Patria, Minerva, María Teresa y Manolo Tavares, líder del Movimiento 14 de Junio y marido de Minerva, que murió como guerrillero en 1963.

 

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos

MunicipiosAlDia Alianzas