Alvarito: El poder encima del trono

Álvaro Arvelo hijo, en la Z-101. Foto: Cachicha.com Álvaro Arvelo hijo, en la Z-101. Foto: Cachicha.com

La figura del patricio y libertador Juan Pablo Duarte hace muchos años que dejó de ser réquiem de importancia para la partidocracia; y es razonable, porque a una gran parte de los dominicanos no les importa que en las escuelas e instituciones públicas y privadas se esté izando la bandera, entonando las notas gloriosas del himno nacional o realizando cualquier otro encuentro para resaltar los símbolos patrios porque eso para ellos no reviste importancia

Proferir la figura del padre de la patria con palabras obscenas, ofensivas, desconsideradas, difamatorias y fuera de contexto, como las que vomita diariamente “el líder de opinión”, Álvaro Arvelo hijo, en la Z-101, no son para generar una sanción por veinte días, como la dispuesta por la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía, en contraposición a lo que establece la ley y respondiendo a peticiones e intereses políticos.

Alvarito es el poder encima del trono, que no puede ser tocado ni con el pétalo de una rosa, un inicuo (sin equidad e injusto), que con premeditación alevosía y acechanza distorsiona, confunde, ofende y manifiesta su odio con ímpetu degradante contra aquellos que no satisfacen sus preferencias, tocando sensibilidades, hasta llegar a mancillar sin menoscabo la figura de Duarte, convirtiéndose en objeto generacional de las más burdas críticas.

Como organismo rector y control de la comunicación en el país, la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía, debe desempeñar su función, tal como lo establece el Artículo 2 del Reglamento 824, “evitando que en la República Dominicana se lleven a cabo espectáculos públicos y emisiones radiofónicas que ofendan la moral, las buenas costumbres, las relaciones con países amigos y en general que puedan ser perjudiciales a los principios y normas del pueblo dominicano”.

Es cierto que desde su fundación, la Z101 ha venido desempeñando un papel que contribuye al fortalecimiento de la comunicación, haciendo grandes aportes a la sociedad dominicana, insertando profesionales del periodismo con criterio ético y generando oportunidades que benefician a jóvenes emprendedores, sin embargo, en el caso de Alvarito, no es menos cierto de que es un generador de opinión negativa y personificada.

Las influencias y relaciones políticas deben quedar en otro plano cuando se trata de cumplir la Ley. Alvarito debe ser expulsado definitivamente de los medios de comunicación, en cumplimiento de las normas establecidas y en respuesta a una sociedad que exige respeto a la moral y la dignidad humana.

Orientar, informar, alegrar y educar, es el papel que deben jugar los medios de comunicación, sin embargo, no hay manera de cumplir con estos parámetros, porque para influir y lograr notoriedad es preciso incurrir en el morbo e influenciar con términos perturbadores que socaban los principios, la moral y las buenas costumbres, restando importancia a lo profesional hasta llegar al extremo degradante de lo subliminal y ofensivo.

Alvarito es un reducto insertado en los medios de comunicación para defender la inmoralidad, la corrupción, el despilfarro y todos aquellos dictámenes que embadurnan las cimientes de la podredumbre y; como les permiten todas sus alegorías (pretende dar una imagen a lo que no tiene imagen), se endiosa reiterando “yo soy amigo del gobierno”, para decir lo que dice y ofender a todo aquel que no satisface sus intereses.

La figura de Juan Pablo Duarte, al igual que el himno y nuestra enseña tricolor deben ser respetadas por encima de cualquier decisión política o de otra índole. Álvaro Arvelo hijo no puede seguir siendo el artífice del odio y la insensatez en los medios de comunicación.

El autor es periodista reside en Estados Unidos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos