El gobierno, sociedad, familia y la violencia

Violar las leyes, permitir la difusión de mensajes que laceran la moral y las buenas costumbres, cometer asesinatos porque se les exige a funcionarios del gobierno transparencia en el uso de los recursos del estado, manejar los recursos públicos a su libre albedrio, convertirse en cómplice de ministros que han sido sobornados y entienden que las instituciones públicas son un patrimonio de su propiedad, atentar contra la salud de los seres humanos y permitir que la delincuencia atente contra los ciudadanos, son actos de violencias imperdonables que provocan el descontrol del estado y la inestabilidad de los dominicanos. Foto: Augusto Valdivia Violar las leyes, permitir la difusión de mensajes que laceran la moral y las buenas costumbres, cometer asesinatos porque se les exige a funcionarios del gobierno transparencia en el uso de los recursos del estado, manejar los recursos públicos a su libre albedrio, convertirse en cómplice de ministros que han sido sobornados y entienden que las instituciones públicas son un patrimonio de su propiedad, atentar contra la salud de los seres humanos y permitir que la delincuencia atente contra los ciudadanos, son actos de violencias imperdonables que provocan el descontrol del estado y la inestabilidad de los dominicanos. Foto: Augusto Valdivia

Mientras no se tomen decisiones coercitivas para contrarrestar la violencia que corrompe todos los extremos de la geografía nacional no será posible reducir los asesinatos que a cada instante se registran en la república dominicana, porque este flagelo que ensombrece, enluta y deja en la orfandad a cientos de adolecentes es indefectible en todos los escenarios.

La reducción de este mal que toca las sensibilidades de una gran parte de la sociedad tiene efectos multilaterales que requieren de controles sistemáticos, sobre todo, inversión material, espiritual y educativa como soporte para inculcar sensatez y sabiduría, conservar los valores y hacerle entender, tanto al hombre como a la mujer, que la mejor manera de no romper los extremos es desarrollando una buena comunicación efectiva y afectiva.

El control de la violencia debe salir primero del entorno familiar, en segundo lugar de los centros escolares y en última instancia de nosotros mismos, claro, dependerá de las estrategias que aplique el gobierno en cuanto a un programa de concientización y aplicación de las leyes, mediante la aplicación de sanciones a los hombres, las mujeres y todos aquellos que violenten física y moralmente al ser humano.

Reducir la violencia es un acápite de principio general que no solo está enraizado mediáticamente en la parte afectiva hacia la mujer- porque de acuerdo con estudios- una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos físicos de niños y 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia y muchos niños son objeto de maltrato psicológico (también llamado maltrato emocional), son víctimas de desatención.

Se enfoca la violencia de género en los maltratos que en contumacia atentan físicamente contra las mujeres dominicana sin descubrir las consecuencias que provocan las muertes y dejan en la orfandad a cientos de niños que sufren y mitigan a causa de la ausencia de sus padres, cuando los hombres también son victima de actos violentos por parte de sus esposas que es posible que los motiven a tomar partido y responder con rebeldía.

Violar las leyes, permitir la difusión de mensajes que laceran la moral y las buenas costumbres, cometer asesinatos porque se les exige a funcionarios del gobierno transparencia en el uso de los recursos del estado, manejar los recursos públicos a su libre albedrio, convertirse en cómplice de ministros que han sido sobornados y entienden que las instituciones públicas son un patrimonio de su propiedad, atentar contra la salud de los seres humanos y permitir que la delincuencia atente contra los ciudadanos, son actos de violencias imperdonables que provocan el descontrol del estado y la inestabilidad de los dominicanos.

La violencia es una enfermedad intestinal que purga condena en el gobierno, al que corresponde buscar los mecanismos y aplicar el medicamento para sacarla de cuidados intensivos, porque es imposible querer poner orden en la casa ajena cuando la suya se le está desplomando encima.

El gobierno está influenciado por la violencia y corregirla no es un asunto de apreciaciones o discursos subjetivas. La barahúnda del problema debe corregirse internamente antes que mediatizar los hechos e incurrir en confusiones.

El autor es periodista y reside en Estados Unidos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más en esta categoría: « Alvarito: El poder encima del trono

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos