Tesis: ¡Que pase el próximo!

Sede del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, MESCyT. Foto de archivo. Sede del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, MESCyT. Foto de archivo.

'No me morí de tesis', dice una frase en el muro de Dorqée Dinkle una ex alumna de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez en México, quien hace un tiempo, sufría agonía por terminar su tesis.

 

Y me reí sola porque al parecer la tesis es una tortura, una cortapisa para impedir el logro de un título.

Pero estoy segura al cien por ciento de que Dorqueé debe hoy estar viviendo el nirvana de lo que significa el logro de una producción propia. Su asesora la doctora Margarita Salazar M debe estar descansando del dolor de cabezas permanente y agudo que causa ayudar a alguien a culminar su trabajo. Dorqueé es una chica maravillosa y conozco su interés por seguir estudiando. Ha estado esperando un programa en República Dominicana que la Escuela de letras no ha abierto. Se irá otro programa. Pasará al próximo nivel gracias a que no murió de tesis. Pero es mi pié de amigo para tratar de entender a los tesantes.
Los mios sufren. Se quejan de que en las universidades privadas les dejan hacer monográfico en licenciatura y maestría, y que se graduan de una vez.

Pero vienen a la UASD, si esa, la peor, la que no da clases, la que siempre tiene problemas, a 'lavar el título' porque saben que el que tienen está legalizado por el MESCYT, pero no por la comunidad científica.

Entonces hay que enseñarles lo que no aprendieron en primaria, en secundaria, en su universidad costosa, rápida y sin problemas.
Hay que darles apoyo escritural, sugerirles y prestarles lecturas, enseñarles que variable no es una palabra de uso coloquial sino un constructo conceptual de un episteme; que el indicador debe ser observable, y que el índice no es una lista de subtítulos si no la medición del valor de la variable; que hay una arquitectura de la tesis que es un diseño único, propio del objeto de estudio y no de la cabeza del autor; que hay que respetar los procedimiento. Entonces, los asesores, sin ningún beneficio personal en el caso, tenemos que leerles mil veces, brindarles café, recibirles en la casa en vacaciones y días feriados, oírles sus problemas personales y sus mentidas explicaciones de porqué no hicieron lo que tenían que hacer, escribirles un párrafo para que entiendan qué es un párrafo, corregirles diez veces la misma cita, controlarles la tentación al plagio, estar al día en todo lo escrito en redes para que no te copien algo y lo traigan como suyo, hacerte de oídos sordos de lo que dicen de tu persona porque en lugar de agradecer tu entrega maternal te convierten en culpable de todas sus desgracias, y al final cuando ya no puedes más les haces de corrector y editor, les obligas a entregar y los defiendes del jurado, consciente de que no merecen más, pero les ponemos en oración para que alcancen la mejor calificación.
En la autónoma esto lo viven los de HISTORIA y ANTROPOLOGÍA en el grado, así que disfrutan su investigación desde el principio en maestría, mas no pasa igual cuando vienen de otras escuelas que en han pagado el dineral del monográfico, aunque sin tener idea de la tesis.

La copia del modelo de las universidades españolas por todas las universidades dominicanas con sustento legal y económico por parte del MESCYT es un daño irreversible a la producción científica del país.

Los que ingresan a estudios superiores en estas tierras de Duarte están dispuestos a picar piedras bajo el Sol candente del mediodía, para ganarse los chelitos para comprar una tesis donde la vendan, y no tener que padecer de la que parece una enfermedad mortal e incurable que es hacer una investigación. Parece que el lema es "todo menos tesis", pero los mejores dirán como Dorqueé: 'no morí de tesis'.
Y, Margarita y yo pasaremos a lidiar con el siguiente tesante.
¡Que pase el próximo!

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos