Usted dirá que estoy lloviendo sobre mojado

He leído y releído unas cuantas veces la historia dominicana, especialmente la de Frank Moya Pons (Manual de la Historia Dominicana) y la de Roberto Cassá (Historia Dominicana) tratando de comprender, descifrar el perfil político de los líderes que han gobernado República Dominicana a través de los tiempos, su capacidad administrativa, fiscalizadora de los recursos del estado y el compromiso social con el pueblo.

Llegué a la acertada conclusión, espero coincidir con usted, que nuestros líderes han estado más comprometidos con su ambición personal de amasar riqueza y poder, que el desarrollo social, económico sostenido del país y un buen funcionamiento de las instituciones del estado.

Usted dirá que estoy lloviendo sobre mojado, que esto es noticia y saber del dominio público. Esto es, en realidad, lo que este servidor quiere que usted entienda, de su saber, desde otro punto de vista.

Mientras somos conscientes y conocedores del malestar que aqueja a nuestro país, acallando nuestra voz de denuncia, viviendo bajo la sombra de la inconformidad pero resignados a sobrevivir y nuestra capacidad política reducida a excusar los males por vocación partidista a merced de la ignorancia de que todos adolecen los mismos , el grupito de siempre, el que no abre paso a la nueva generación de líderes con ideas frescas, continuarán manejando, a su antojo y para beneficio personal, los recursos del estado, empobreciendo, de una manera bochornosa y descarada, la sociedad dominicana.

Nuestra patria comenzó a dar señales de desangre desde que los primeros pueblos europeos bordearon nuestras costos y a lo largo de todos los gobiernos democráticos, en su mayoría efímeros y los dictatoriales han sangrado el arca pública privando al pueblo de recibir los servicios más esenciales y el grado de desarrollo educativo y económico acorde con el tiempo.

Hasta nuestro día, donde las instituciones encargadas de velar por el buen funcionamiento del estado se deben más a las pautas establecidas por los partidos políticos, a sus secuaces que a una sana y responsable administración.

Un país se encamina sólidamente hacia un futuro de bienestar cuando los líderes que las dirigen tienen voluntad política de afrontar con seriedad, honestidad y justicia las decisiones que toman y por delante siempre el nombre de su patria que representan. Crean Independencia institucional de organismos fiscalizadores del estado para que velen por el buen funcionamiento de las finanzas públicas y velan para que sus funcionarios que representan su gobierno cumplan con el criterio de una sana administración.

En la República Dominicana las dependencias del gobierno son, y han sido, plataformas de saldos de compromisos políticos, donde las transacciones comerciales se realizan al amparo del saqueo y el engaño en detrimento del país.

Mientras esa sea la manera en que funcionarán nuestros funcionarios e instituciones, la corrupción gubernamental no dejará de existir, y mucho menos, cuando el poder judicial esté secuestrado por líneas partidistas.

Nuestro país necesita líderes que pongan la casa en orden sin importar las consecuencias políticas. Que juzguen los actos de corrupción del funcionario que los comete sin importan bandería partidista. Cuando llegue ese líder haga justicia con sus mismos seguidores que fallen a la lealtad del país, su administración se engrandecerá y la percepción de quienes trabajan en puestos públicos usados como trampolín para enriquecerse se disipara al ver que sus delitos no quedan impugnes ante la ley, entonces estaremos dando los primeros pasos de acercarnos a un país de justicia social, de lo contrario la República Dominicana seguirá inmersa en el mismo desastre administrativo de siglos y continuará la marcha rumbo a un país de futuro incierto.

Información adicional

Lo último de Juan M. Valdez

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos

MunicipiosAlDia Alianzas