Lo cultural y lo antisocial

Estudiando de forma pormenorizada la manera de los cabraleños realizar el juego de cachúas, desde los primeros tiempos de su creación hasta nuestros días, se llega a la conclusión de que se trata de un lindo evento folclórico y cultural, aparte de atractivo y sano, el cual era disfrutado por la población local y por visitantes de otras localidades vecinas, e incluso de poblaciones del país distantes.

Empero en los últimos tiempos –desde diez o doce años atrás—esta festividad folclórica de las cachúas ha venido siendo trastornada, e incluso desacreditada, con un nocivo comportamiento al cual se podría calificar de antisocial y anticultural, lo cual nos obliga a producir el presente trabajo con el título de “Lo cultural y lo antisocial”. Dicho fenómeno antisocial se produce de la siguiente manera:
 
Luego de dos días de ajetreos, figureos y bellaquerías el sábado y domingo anterior, el tercer día (lunes por la tarde), el grueso de las cachúas acuden a concentrarse en uno de los barrios del pueblo, dirigidas por o guía o “líder”, lo cual hace también el grupo de no disfrazados o “anticachúas”, denominados “civiles”. Allí ambos grupos en un escenario literalmente de confrontación sentido positivo --a no ser la satisfacción que experimentan del sufrimiento y los consiguientes riesgos y maltratos físicos--, cachúas y civiles, o mejor dicho los disfrazados y los no disfrazados, se enfrentan de manera física y directa, en un brutal desafío, físico y directo sin sentido a foetazos limpios; provocándose con ello heridas en sus cuerpos, muchas veces severos y graves, con la pérdida y afectación de ojos y otros órganos corporales.
 
Para su extraño juego o desafío carnavalesco, las cachúas y civiles días antes se preparan unos foetes a los cuales en sus puntas les adhieren una variedad de objetos cortantes, entre ellas navajas, alambres de púa, tuercas, etc., con los cuales logran causarles heridas más cortantes y contundentes a sus adversarios.
 
También, muchos de los participantes en ese bestial desafío suelen prevalerse y portar ocultos en sus cuerpos, filosos machetes, puñales, cuchillos, como también armas de fuego, incluso de las denominadas chilenas, tan mortíferas como ilegales.
 
Lo extraño de este inusual comportamiento cultural de esos grupos de Cabral, el cual, tal parece, al paso de los años se convierte en un evento o una práctica “folclórico”—digámoslo o califiquémoslo así—, es el hecho de que al final del mismo casi siempre deviene en varios golpeados y heridos leves y severos, no obstante la presencia de la Policía Nacional que, prevenida de antemano, hace acto de presencia para intervenir y prevenir hechos lamentables, los grupos en pugna, mansos y cimarrones, al final de la batalla corren entremezclados por las calles en dirección al cementerio municipal, donde llevan a cabo el tradicional “repique” de foetes, en honor y en recordación de las cachúas fallecidas.
 
Y este último evento del carnaval, más que un desagradable y bochornoso desafío entre adversarios, como es el “punteo” de civiles contra cachúas, es un ritual de revivencia de sanas costumbres del pasado, donde cada quien acude con su foete en manos a resonarlo de forma emotiva y ordenada, como si se tratase de despertar de su sueño las almas durmientes de sus deudos y amigos ya idos, conocidos y desconocidos.
 
De allí, luego de repicar en el cementerio, salen decenas de disfrazados cansados pero eufóricos, recorriendo las calles y dándole foetazos a todo el lugareño que encuentran a su paso, no de venganza, sino de satisfacción y como un elemento de la vieja tradición; y siempre con la mano izquierda extendida pidiendo “lo suyo”, un aporte en dinero o un “pote de ron”, para mitigar su cansancio y/o “reponer” sus energías agotadas en un juego cultural y tradicional de los cabraleños.
 
Fuente: Julio Gómez Féliz

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos

MunicipiosAlDia Alianzas