El presupuesto participativo un mecanismo de desarrollo local

Momento en que el el alcalde de Postrer Río, provincia Independencia, deja iniciado los trabajos de construcción de aceras en el sector Mata de Javilla de este. Foto: Ayuntamiento de Postrer Río. Momento en que el el alcalde de Postrer Río, provincia Independencia, deja iniciado los trabajos de construcción de aceras en el sector Mata de Javilla de este. Foto: Ayuntamiento de Postrer Río.

“Los PMP han abierto las puertas de los ayuntamientos al pueblo, iniciando con ello la creación de una cultura de diálogo, negociación y entendimiento entre autoridades locales y ciudadanía”.

El presupuesto municipal participativo (PMP) es la principal forma de participación social en la gestión municipal. El PMP facilita que la ciudadanía tome parte en la discusión, elaboración y seguimiento del presupuesto del municipio, especialmente en lo concerniente al 40% de la transferencia que reciben los municipios del Presupuesto Nacional.

Los PMP han abierto las puertas de los ayuntamientos al pueblo, iniciando con ello la creación de una cultura de diálogo, negociación y entendimiento entre autoridades locales y ciudadanía.

Han facilitado que la población adquiera conocimientos sobre las finanzas municipales, base para la transparencia municipal y para el seguimiento permanente de la gestión municipal por parte de la ciudadanía.

Según un estudio del experto municipalista dominicano Domingo Matías, el 74 por ciento de los delegados de los presupuestos participativos son pobres (ganan menos de 15 mil pesos al mes). De manera que, los PMP han sido un estímulo para iniciar el quiebre de la ancestral marginación y exclusión de que han sido víctimas los pobres dominicanos del sistema político y de la distribución de las riquezas que genera el sistema económico.

Concentración en obras de infraestructura y vialidad

Hasta ahora, más del 70 por ciento de las obras decididas en los procesos de presupuestos participativos se concentran en arreglo de calles, callejones, rotondas, badenes, puentes peatonales, aceras, contenes, alcantarillas y otras de infraestructura.

En pocos municipios se han aprobado en los presupuestos participativos proyectos relacionados con producción económica, generación de empleos, o protección de familias, madres solteras, niños y niñas, adultos mayores, y discapacitados en condiciones de riesgo o vulnerabilidad.

Esos resultados están sesgados por lo que se podría denominar el paradigma de la construcción, es decir, destinar el grueso de la inversión pública a “varilla y cemento”: carreteras, caminos vecinales, presas, escuelas, centros deportivos, calles, muelles y puertos, centros turísticos, centros habitacionales y edificios públicos

Baja participación juvenil

Otra debilidad significativa de los presupuestos participativos es la limitada participación de la población joven. En promedio, los participantes en los PMP con menos de 30 años representan apenas un 11.57%, según el ya citado estudio de Domingo Matías.

Presupuestos participativos para el desarrollo local

Por los resultados obtenidos hasta ahora, debemos convenir en que hay que revisar los criterios de trabajo, la metodología y el proceso en general de formulación de los presupuestos participativos, los cuales además de obras de infraestructura, deben servir para impactar positivamente en las necesidades básicas insatisfechas de la población y reducir la pobreza.

Para brindar servicios básicos de calidad y propiciar el desarrollo económico local, la generación de empleos con énfasis en mujeres y jóvenes, así como para la protección y manejo adecuado o sostenible del medio ambiente y de los recursos naturales.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos