Síndrome y Solución de la Crisis de la Tierra / 2

Para quienes luchan por Loma Miranda es importante conocer la conexión Xtracta-Glencore-China.

 

El Factor China: Una nación, dos modelos de desarrollo

Parte de la solución sobre la mesa es la de integrar la minería y el capital financiero para revivir la moribunda economía capitalista mundial a las exportaciones de salida de materias primas que se envían a China. Nuevos capitales y el mercado son la esperanza de reactivar el consumo y la economía para su crecimiento. Un ejemplo de esta estrategia es la fusión del grupo minero "Xstrata" con la Productos multinacional con sede en Suiza "Glencore", la mayor fusión en la industria desde 2007.

"Glencore" es una multinacional de diversificación de capitales mas centrados en la agro industria en fase de explorar aún mas sus posibilidades en la minería por medio de la fusión con "Xtracta Company" generando en apariencia un conflicto interno entre sus intereses como agro productora para dedicar terrenos otrora para la agricultura para operaciones mineras pero que no es mas que un doble juego especulativo con el cual quieren poner de rodillas la economía mundial.

Xtracta y Glencore como socios anticipaban miles de millones en ahorros y beneficios de negocio para servir a la gran demanda de materias primas de China y otras economías emergentes que se les requería más reservas de oro y otros minerales para sostener el crecimiento económico que el capitalismo necesita para recuperarse en los próximos 30 años.

Por esta razón, los precios se modificaron con cuidado para la onza de oro que casi llega a costar $1,800 y el valor de la plata ha aumentándolo recientemente en un 23% con respecto al oro, que aumentó sólo un 14% de su valor inicial. Esto es una indicación de que hay planes para que China vaya en proceso lento pero seguro en el camino para tomar ventaja de su mercado interno en el que se necesitan por lo menos crecer un 8% cada año por los siguientes 30 años que se plantea puede durar la actual recesión Mundial.

El matromonio entre el capital agroindustrial y el minero en la fusión "Glencore-Xtracta" es una movida con la finalidad de ayudar a desarrollar este importante enclave industrial que necesita sus materias primas de América Latina y África, tales como el níquel, el cobre, el acero, el petróleo y alimentos. El mercado chino sigue siendo un misterio en nuestro proceso sin hacer clara una posición absoluta en la contienda entre dos modelos de desarrollo.

La Presencia y penetración económica de China en Estados Unidos a través de la apertura que no pudo ser evitada por la Reserva Federal estadounidense de una sucursal del Banco Agrario en el territorio de América del Norte es una señal de otra oferta o modelo económico en desarrollo. A su vez, el Banco Interamericano de Desarrollo anunció "que creará un fondo de inversión en América Latina y el Caribe, en colaboración con China, por valor de 1.000 millones de dólares y se centró en proyectos de desarrollo sostenible".

Por otro lado la otra cara de la moneda de China es evidente en el Banco de Exportación e Importación de China (China Eximbank) en que convergen la banca internacional y la banca nativa China que compiten por el mercado de la tierra y cual será el destino de la inversión de estos destinos: Agrario o minero.

No es un secreto que gran parte del oro que se extrae con cianuro en las operaciones en Latinoamérica se destina a acumular la parte de la deuda del sistema heredado por los Chinos y porque es pre-requisitos financiero impuestos por Europa y Estados Unidos para aumentar la reserva de oro y plata del actual motor de la economía Capitalista: China. La "Vía Campesina" es interrogante en el centro del debate interno en el modo actual de producción de la riqueza que utilizamos para extraer recursos y mano de obra de la gente y de la tierra, y en última instancia, los criterios competitivos que resultarán en la decisión final de hacia donde se dirige la economía: por minería o soberanía alimenticia.

China tiene el poder para exportar desarrollo sostenible, pero no habrá suelo sano dónde hacerlo si la tendencia ganadora es la que opte por el crecimiento económico financiero basado en la importación de minerales y especulación de alimentos. Sin embargo, el Banco Agrícola de China, es ahora el número uno superando a JP Morgan y sus acciones son en un 70% controladas por el Estado Chino.

Ser el motor número uno de la economía mundial en estos momentos le ha dado el poder de Beijing en cierta medida a dictar la política económica para el resto del mundo. China espera atrincherado a ver cual es la coyuntura que garantizará su permanencia como eje hegemónico en crecimiento: una basada en la minería y otra en el desarrollo sostenible.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos