Asociativismo municipal en República Dominicana

Lic. Rafael Bello Cuevas (Fenecido), en su segundo periodo como Sindico del Municipio de Duvergé y en su calidad de Presidente de la Asociación de Síndicos del Sur (ADESUR) y Vice-Presidente de la Federación Nacional de Síndicos (FENASIN), da lectura a la Resolución votada durante el Primer Congreso Extraordinario de Municipios, celebrado por la Liga Municipal Dominicana (LMD) en los salones del Ayuntamiento del Distrito Nacional en fecha 04 de febrero del año 1999. Foto de archivo. Lic. Rafael Bello Cuevas (Fenecido), en su segundo periodo como Sindico del Municipio de Duvergé y en su calidad de Presidente de la Asociación de Síndicos del Sur (ADESUR) y Vice-Presidente de la Federación Nacional de Síndicos (FENASIN), da lectura a la Resolución votada durante el Primer Congreso Extraordinario de Municipios, celebrado por la Liga Municipal Dominicana (LMD) en los salones del Ayuntamiento del Distrito Nacional en fecha 04 de febrero del año 1999. Foto de archivo.

El inicio del Asociativismo Municipal en el país comenzó con la formación de la Federación Nacional de Síndicos de la República Dominicana (FENASIN), cuando el 14 de Diciembre de 1996 (Espacio pagado Listín Diario de la fecha indicada), anuncian al país el nacimiento de esta organización, “entidad que aglutina a las cuatro (4) Asociaciones Regionales de Síndicos del país y la totalidad de Ejecutivos Municipales de República Dominicana”.

 

Primera Parte. Los fundadores:

Su directiva estuvo constituida de la manera siguiente: Manuel J. Seijas del Municipio La Romana, Presidente, y los Vicepresidentes, José Enrique Sued, de Santiago; Rafael L. Bello (Fenecido), de Duvergé; Nelson Gumbs G, de San Pedro de Macorís y Arturo Goris, del municipio de Esperanza.

La Secretaria General, la ocupaba el Ingeniero. Miguel Ángel Lora, La Vega, Dirección Ejecutiva y Vocero, Ramón Ureña Torres, de Jarabacoa, y de la Secretaria de Organización su titular fue Carlos Troche, de Puerto Plata.

Como Secretario de Asuntos Culturales fue escogido Rubén Lulo Gitte, de Moca; Secretaria de Planes Sociales, Waded Melgen, Secretario de Actas y Correspondencias, Domínguez, San Cristóbal.

También formaban parte de la directiva de esta entidad como vocales, los síndicos Claudio César Sánchez, de Enriquillo; José Altagracia Piña, de San Juan de la Maguana; Carlos Betancourt, de Baní; Freddys S. Pérez Sánchez, de Azua; Ismael Antonio Peña, de Higüey y Edelmiro Matos Feliz, de Pedernales.

Como asesores se escogió a Rafael Suberví Bonilla, Distrito Nacional; Alcides Díaz y Miguel Tineo Filión.

“Plantearon que de esta manera se contribuiría a quitarle presión al Gobierno Central, en la materialización de una serie de obras que de otra forma tendrían que ser afrontadas desde el Poder Ejecutivo”.

El surgimiento de esa entidad fue para aportar al trabajo honesto, el reconocimiento de las necesidades de los Municipios y la vocación de servicio, y junto al Gobierno Central, ser parte activa y participativa de las soluciones de los diversos problemas que gravitan en las municipalidades del país.

Se propusieron desde el inicio, trabajar mano a mano con el Gobierno Central de manera articulada en beneficio de los municipios, por lo que, ratificaron ante el país, la total disposición de concretar un dialogo positivo, tratando todo lo concerniente a la descentralización y las reformas necesarias a las leyes municipales. 

En ese momento se concentraron en que el cuarenta por ciento (40%) que equivalía al (28%), del cinco por ciento (5%) generado por la ley No. 140 reformada, destinada para obras de desarrollo, sea utilizado en coordinación con los planes de obras del gobierno central en los respectivos municipios. 

Plantearon que de esta manera se contribuiría a quitarle presión al Gobierno Central, en la materialización de una serie de obras que de otra forma tendrían que ser afrontadas desde el Poder Ejecutivo.

Con esto ponía de manifiesto que el interés de FENASIN, no era crear ningún tipo de inconvenientes al Gobierno Central, sino ir generando las bases para que algún día nuestros municipios alcancen, no solo el desarrollo material, sino el necesario nivel institucional, conquista que debe ser la meta de un gobierno descentralizante.

Los síndicos se reunieron en Asamblea, el Jueves 12 de Diciembre de 1996, y decidieron a unanimidad, reconocer el trabajo rector de la Liga Municipal Dominicana, que en ese momento había logrado importantes acuerdos internacionales, así como donaciones de 168 bibliotecas, ambulancias, camionetas y otros equipos que sirvieron para aliviar de manera significativa la situación de precariedad de muchos de los cabildos del país. 

Respaldaron sin reservas al Secretario General de ese momento en la Liga Municipal Dominicana Ingeniero Julio Maríñez y lo constituyeron como primer vocero oficial en el encuentro que sostendrían con el señor presidente de la República, doctor Leonel Fernández.

Decidieron además, respaldar todas las iniciativas sobre la municipalidad emanadas desde la Liga Municipal Dominicana y los directivos de la Federación Nacional de Síndicos, recién constituida, dejando constancia de que el organismo rector y asesor de los Ayuntamientos del país, es la Liga Municipal Dominicana y su órgano superior, el Comité Ejecutivo de dicha institución y que como tal, así lo consigna la Ley No. 3455 de Organización Municipal.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Secciones

Noticias Regionales

Nosotros

Síguenos